Strudel de espinacas con jamón
06/11/2013
Risotto de Martini, tomates secos y pesto de albahaca
11/11/2013
Show all
 

Lo de que soy una enamorada de este típico embutido, se queda corto para definir mi relación con la morcilla. Es una especie de amor-odio, me pasa con muchos alimentos…el placer de comer, uno de muchos sin los cuales perdería la cordura, que se ultima en los duros momentos del deporte. Los mejores, los placeres simples. Ya lo dijo Oscar Wilde, “adoro los placeres sencillos, último refugio de los hombres complicados´´.

Feliz finde¡
Necesitamos:
Pimientos de piquillo
Morcilla
Cebolla – Harina – Leche
Sal – AOVE
Sésamo tostado
1: en una sartén sofreímos la cebolla picada en un hilo de aceite de oliva, mientras retiramos la piel de la morcilla y chafamos con un tenedor. La incorporamos a la sartén, salamos, la vamos machacando con un tenedor y dejamos que se vaya salteando unos 10 minutos. Añadimos una cucharadita de harina removemos y vertemos un chorro de leche.
2: se irá formando como una crema muy espesa. Ajustamos de sal, retiramos del fuego y rellenamos con esta crema los pimientos escurridos. Vamos colocando en una fuente para horno, espolvoreamos con sésamo y hacemos al horno a 180 grados unos 5-6 minutos. Listo¡
error: Contenido está protegido. Copyright © 2010-2016 A\'Punto Gastronomica. All Rights Reserved